Hasta los gatos tienen pasión aeronáutica en Los Caranchos